jueves, 28 de agosto de 2014

El peligroso juego de la silla...

Érase una vez, allá por el mes de Julio, cuando nuestro gobierno municipal sacaba pecho por una noticia que a nosotros también nos ponía contentos:

Protección Civil, recibía una silla adaptada para el acceso de personas con movilidad reducida al arenal de la Bestarruza. Era una buena noticia, sin duda.
Todos compartimos la necesidad de hacer accesibles los espacios públicos, y en este caso, creemos que los edificios de titularidad municipal así como sus instalaciones, debieran facilitar el acceso a todos los vecinos.

Lamentablemente, y como ya viene siendo costumbre, esto no era más que una campaña de propaganda vacía de contenido.

Es cierto que Protección Civil recibió la silla adaptada, y también que la recibió del propio Concello (creemos que está en el Concello desde hace más de 5 años),pero lo más cierto e importante es que a los pocos días, concretamente el 3 de agosto, este era el aspecto del acceso a la playa:

Ya no es que se dificultase la entrada a las personas con movilidad reducida, si no que se dificulta la entrada al público en general.

Y esta situación no mejoró con el paso de los días, pues este era el aspecto del acceso a la playa de la Bestarruza 15 dias más tarde:

El paseo de madera apoyado sobre los restos de un bien inmueble que supuestamente se ha limpiado por parte del Concello para conservarlo por su importante valor, pero al que no importa que se le apoyen pasarelas de madera.

La accesibilidad reducida al máximo en plena campaña de verano para los usuarios del arenal.

La silla infrautilizada guardada en dependencias municipales. Relizada consulta a los Servicios Sociales esta mañana, supuestamente ninguna persona había sido informada por la Concejala delegada ni por ningún otro miembro del Gobierno sobre la existencia de la silla.

Ya sin contar con la dificultad existente para llegar a la propia Playa de la Bestarruza, pues sólo existe una señal en todo el Concello que indique la playa, y es por el acceso de las escaleras del parque del Peteiro, que podríamos calificar de prácticamente inaccesible para casi todo el mundo, pero eso ya es otro cantar...

Así que la Concelleira que en la oposición se reunía con AMMI haciendo propuestas, la que solicitaba la accesibilidad para el Pabellón del Cristo como prioridad absoluta (antes que saneamientos), la que pedía supresión de barreras arquitectónicas en Francisco Vizoso o la Casa de la Cultura... es la misma que en el Gobierno no ha avisado a los servicios sociales de la existencia de una silla que permita el acceso a personas de movilidad reducida a la Bestarruza, y la misma que como Concejala de Servicios ha ordenado la retirada de la pasarela de madera... y mientras, los verdaderos perjudicados por esta política de veleta a la que le soplaba un viento en la oposición y otro bien distinto en el gobierno, son los usuarios y personas con movilidad reducida.