sábado, 14 de enero de 2012

Las baldosas de la calle María rompen a pesar de que la obra se hizo recientemente.

Las obras se hacen a prisa, sin supervisión y sin control de ningun tipo sobre la calidad de sus acabados.


Hace días enseñamos las fotos de la parte baja de la Calle Maria, hoy es la más alta. Ya advertimos de que testigos dijeron que los tubos de aguas pluviales no iban sobre una cama de arena para evitar roturas por el peso del terreno. Parece que las roturas ya han empezado a brotar. Las baldosas cada día son más las que se pueden observar rotas, a pesar de que la obra no se ha realizado hace demasiado tiempo. La maquinaria pesada que hace un edificio a unos metros, la vibración o todo junto podrán haber agarvado el estado del pavimento, dado que no se ha realizado con la calidad deseada. A los hechos nos remitimos...