jueves, 29 de diciembre de 2011

La caldera del club del mar: un peligro que el gobierno municipal no quiere ver.

La caldera del Club del Mar de Mugardos sigue bombeando más humo que calor, como el gobierno municipal, que dice que hace pero no hace. La caldera está en el bajo, con las embarcaciones, en un estado catatónico, incapaz de no convertir el aire en espesura, como la niebla londinense. Al lado embarcaciones de más de 6000 €, ultima (penúltima) tecnología comparte espacio con un humo que hace que su brillo sea cada vez más gris (como el gobierno municipal). Ningún miembro del gobierno se digna ir a mirarla, aunque se tomen las cañas a 3 metros de ellas en su terraza. 

El local es municipal, el esfuerzo y las ganas del Club del Mar. Por cierto con cesión de uso por 25 años que ya caducó, y que el gobierno municipal y su concejal de deportes (pensando en las musarañas) no renovó. Ni comes ni dejas comer. 

Ahí sigue, con su peligro latente, oculta, a donde el gobierno no quiere mirar. Un club, de mérito combatir la dejadez, las humedades y la falta de motivación de sus gobernantes municipales, que solo asisten a entregar medallas (ahí sí hay foto). Aun así consiguen ganar, a veces, con el mérito de luchar contra viento, marea... y un gobierno que les olvida.