jueves, 27 de octubre de 2011

Nuestras propuestas para VIVIENDA

Situación
actual
La crisis económica que padecemos está provocando que muchos de los que compraron su vivienda hace tres o cuatro años, hoy no puedan pagarla. Y existe el riesgo de que muchas familias pierdan la vivienda que constituye el hogar familiar.
Esta situación afecta muy negativamente a las economías de los hogares españoles, obligándoles a dedicar la mayor parte de su renta al pago de la hipoteca de su vivienda.


La incertidumbre económica y la restricción en la concesión de créditos ha causado una fortísima caída de la demanda. Los tiempos en que un ciudadano encontraba una vivienda adecuada a sus posibilidades, iba a un banco a solicitar un préstamo, se lo concedían y -además, podía pagarlo- forman parte de nuestro recuerdo no muy lejano.
La aparición de un preocupante stock de viviendas terminadas sin vender y una caída de la construcción residencial, tanto en la vivienda libre como en la vivienda protegida dificulta gravísimamente el acceso a la vivienda y sus efectos sobre el empleo han sido alarmantes.
Qué piensa
el Partido
Popular
En España hay suelo suficiente para construir 200.000 viviendas protegidas al año, tanto en venta como en alquiler. Con voluntad política este objetivo puede alcanzarse.


No podemos permitirnos por más tiempo tener viviendas vacías. Urge adoptar medidas fiscales, financieras y de seguridad jurídica que incentiven su incorporación al mercado de alquiler.
Impulsaremos el mercado de alquiler, de manera que se mejore el acceso a la vivienda para todos los ciudadanos que opten por esta fórmula así como el alquiler con opción de compra.
Promoveremos un Acuerdo Nacional sobre la vivienda y el suelo, que reunirá a todas las administraciones públicas y a los sectores inmobiliario y financiero, para avanzar en la armonización normativa, el desarrollo del código de buenas prácticas, la lucha contra el fraude y la corrupción, y la definición de los objetivos anuales de construcción de viviendas a precio asequible.
Adoptaremos medidas que reduzcan el esfuerzo financiero necesario para acceder a la vivienda habitual, estableciendo mecanismos de protección de las familias ante el impacto de la subida de los tipos de interés.
Realizaremos una reforma del IRPF: Incremento del tipo de deducción por la adquisición de vivienda hasta 25% (desde el 15% actual).
Reduciremos los impuestos sobre la vivienda y desarrollaremos medidas que limiten el impacto del aumento de las hipotecas en las economías familiares.
Hay que adoptar medidas fiscales y financieras que faciliten a las familias con dificultades hacer frente a los pagos mensuales de sus hipotecas.
La política de vivienda debe garantizar un mercado más transparente y competitivo. Debemos asegurar mayor proporcionalidad entre renta disponible y volumen de recursos destinados a la vivienda, reforzar los derechos de los consumidores y garantizar su plena protección. Debemos hacer más transparente y equilibrada la relación entre compradores, vendedores y financiadores.