jueves, 27 de octubre de 2011

Nuestras propuestas para AUTÓNOMOS

Situación
actual
Los autónomos se enfrentan hoy a una economía en la que cae la demanda y el consumo, en la que el crédito se desacelera y se encarecen las tarifas eléctricas y en la que el Gobierno se muestra incapaz de adaptar un marco institucional inadecuado para las nuevas circunstancias.
Hoy Hay más de 300.000 autónomos en la cuerda floja que necesitan liquidez. Se han dado de baja cerca de 134.600 autónomos en el último año: 72.000 en la construcción, 22.000 en el comercio y 13.000 en la agricultura.
Qué piensa
el Partido
Popular
El modelo de sociedad en el que cree el Partido Popular no puede permitir que el ajuste de la economía española recaiga únicamente en los parados, las PYMES y los autónomos.
Para apoyar a los autónomos se necesitan dos cosas:

En primer lugar que la economía prospere: sin un buen clima económico, sin inversión, sin consumo y sin financiación no es posible que nuestras empresas más pequeñas puedan sobrevivir primero y prosperar después.
En segundo lugar hay que atender los problemas de los autónomos y de las PYMES con legislación y políticas propias, con medidas específicas. En este capítulo el Gobierno ha sido generoso en anuncios y muy tacaño en hechos y realidades.
Por ello el Partido Popular ha presentado las siguientes iniciativas:

El aumento del porcentaje de la capitalización de la prestación por desempleo
La elevación del 5% al 8% del porcentaje de provisiones y gastos de difícil justificación.
La igualación del trato a las trabajadoras por cuenta propia al de las trabajadoras por cuenta ajena, proponiendo que al interrumpir su actividad por maternidad y haber disfrutado del periodo de descanso correspondiente, vuelvan a incorporarse a una actividad por maternidad y haber disfrutado del periodo de descanso correspondiente, vuelvan a incorporarse a una actividad por cuenta propia disfrutando del derecho a percibir una bonificación del 100% de la cuota por contingencias comunes durante un periodo de 48 meses.
El aumento, de la dotación de las ayudas y subvención para la promoción del empleo autónomo dirigida en especial al autoempleo para mujeres.
Reducir la carga fiscal de las Pymes y los autónomos que no cobren sus facturas, permitiendo que las tributen en el Impuesto sobre el Valor Añadido por las facturas pendientes de cobro, modificando la normativa tributaria dentro de los límites permitidos por la legislación comunitaria.
La reposición de las ayudas al autoempleo en Ceuta, Melilla y el País Vasco que han sido eliminadas por el Gobierno en estos presupuestos.
La reducción de la cotización a la Seguridad Social para los autónomos que se dedican a la venta ambulante conforme a lo dispuesto en la Ley del estatuto del Trabajo autónomo.