viernes, 18 de febrero de 2011


En un concurso de cartas de amor a los vecinos, claramente Barcia sería un claro favorito, lo que pasa es que en su contra tiene una cosa: que todo el mundo sabe quien es Barcia y que ya no engaña ni al Tato.

El PP informó a los vecinos de las Casas Baratas sobre una situación que el propio Barcia no comentó con nadie, al menos con nadie que debiera como pongamos por caso unos/as señores/as llamados/as concejales/as que no están bajo su pleitesía, porque ni el Concello es un cortijo ni los señores feudales viven en el siglo XXI aunque Barcia aun lo crea.

Parece que el ejercicio de la democracia no le gusta al Sr. Barcia, especielmente cuando no le viene bien, y es lo que la propia democracia tiene, que no siempre está a favor de lo que uno hace. Pero eso es una cosa y otra muy distinta que el Sr. Barcia se dedique en calidad de alcalde y con membrete del Concello de Mugardos a usar los medios que todos pagamos para hacer un uso partidista y torticero de la realidad.

Carta de Barcia y reacción de los grupos de la oposición.