viernes, 3 de diciembre de 2010

El recién nombrado ministro de trabajo quiso dejar el Gobierno al mes de su nombramiento

SE SINTIÓ ENGAÑADO POR ZAPATERO
El nuevo ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, quiso abandonar el Gobierno un mes después de su nombramiento al sentirse engañado por Zapatero. El ex sindicalista se enteró de la medida de suprimir la ayuda de 426 euros el mismo día de su presentación.
Según distintos medios, un mes después de llegar al cargo, Valeriano Gómez ya quiso abandonar el barco del Gobierno. El nuevo ministro de Trabajo se siente engañado y desautorizado por Zapatero y considera que no ha sido consultado para la toma de decisiones en temas que son ámbito de su Ministerio.
Fuentes del entorno del ministro afirman que "se siente verdaderamente muy incómodo con la política económica que se está aplicando" ya que Zapatero improvisa día a día. Igualmente, afirman que la sorpresa de Valeriano "fue máxima" al enterarse de la supresión de los 426 euros.
Igualmente, aseguran que el desencuentro entre ambos es "total" y llega hasta tal punto que Octavio Granado, secretario de Estado y uno de los que sonó como ministro de Trabajo "vigila de cerca los pasos de Valeriano".

Fuente: Libertad Digital