lunes, 17 de agosto de 2009

Los concellos alertan de que tendrán que dejar de prestar algunos servicios

La Fegamp asegura que solo un nuevo Plan E con 8.000 millones haría posible la supervivencia en el 2010.
La caída en picado de los ingresos de los ayuntamientos -especialmente en lo que toca a su participación en los tributos del Estado: el 13% de IRPF, impuesto de sociedades, IVA e impuestos especiales- los ha abocado a una situación «malísima», en palabras del presidente de la Fegamp (Federación Galega de Municipios e Provincias) y alcalde de Ames, el socialista Carlos Fernández. Buena parte de sus homólogos regidores locales gallegos ya han asumido que tendrán que «deixar de prestar algúns servizos, porque non poderemos atendelos, xa que a meirande parte estamos perdendo ingresos».
En esta línea abunda el presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, que lleva ya semanas advirtiendo sobre las dificultades que están teniendo muchos municipios gallegos para hacer frente a sus gastos corrientes, una situación que, en su opinión, se agravará en los próximos meses. En distintas comparecencias, el responsable del ente provincial aseveró que hay concellos que en los últimos seis meses han suspendido totalmente sus pagos a proveedores y que, salvo las nóminas, apenas pueden hacer frente a sus obligaciones económicas.