jueves, 12 de febrero de 2009

La Xunta aumentó en dos millones de euros el gasto en asesores durante esta legislatura

Los millones de neuronas de los asesores de Touriño que nos han metido en el pozo de la crisis económica.http://www.abc.es/hemeroteca/historico-07-02-2009/abc/Nacional/la-xunta-aumento-en-dos-millones-de-euros-el-gasto-en-asesores-durante-esta-legislatura_912969568918.html


«La acción de mi gobierno ha estado presidida por la transparencia, la austeridad y el rigor», ha proclamado solemnemente Emilio Pérez Touriño esta semana para intentar justificar el escándalo del gasto de cuatro millones de euros en la reforma de tres salas de reuniones en la sede oficial de la Xunta de Galicia.Una vez más, el argumentario prefabricado del mandatario gallego tropieza con una realidad bien diferente: su gobierno arrastra severas denuncias de opacidad en su gestión, los escándalos por despilfarro se amontonan y su afirmación de que el Parlamento gallego fiscaliza la acción de su gobierno es meramente eufemística. TRANSPARENCIA. Leyes de cara a la galería e incumplidas. Cuando alcanzó la Presidencia de la Xunta, Touriño se erigió como el garante de «un nuevo modo de hacer política», Transparencia obligaba a la Xunta a recoger en su página web nominalmente «las retribuciones públicas» de, entre otros, «el personal eventual que ejerza funciones de carácter no permanente, expresamente calificadas de confianza y asesoramiento especial. La partida para asesores asciende a 2,4 millones de euros, un desfase sin justificar de 1,8 millones. AUSTERIDAD. Más gasto en asesores y gusto por el lujo. Las políticas de austeridad son una asignatura pendiente del gobierno de Touriño. Ha aumentadò a lo largo de esta legislatura en cerca de dos millones de euros el gasto en altos cargos y personal eventual de gabinete, pasando de 18,3 millones de euros en 2006 a los casi 20,2 millones recogidos en los Presupuestos de este 2009.El aumento en el gasto ha sido una constante en el gobierno de Pérez Touriño, los ya conocidos casos de su cuarto coche blindado, o las reformas millonarias en la sede de la Xunta. RIGOR. De espaldas al control parlamentario. La pinza PSOE-BNG en la Cámara ha obstaculizado cualquier intento de la oposición de investigar los distintos escándalos que han salpicado de lleno al gobierno, pese a que Touriño dijo el jueves que «no hay restricciones» con la labor del Legislativo autonómico. En primer lugar, socialistas y nacionalistas impidieron una comisión de investigación en la adjudicación de una autovía, que la Xunta modificó en el último momento en beneficio de Sacyr, argumentando «motivos de seguridad», y pagando 30 millones de euros más de la cantidad inicial.Meses después, cerraron en falso otro órgano que investigaba el uso de fondos públicos en la contratación de una agente electoral del PSOE, que implicaba directamente a dos consejeros y un alto cargo del gobierno. Ambos asuntos, esquinados por el bipartito en el Parlamento, sí encontraron respuesta en los tribunales, que han abierto sendas diligencias.Más gráfico si cabe es el desprecio evidenciado con la negativa del gobierno de enviar la documentación de la compra del cuarto blindado de Touriño por 480.000 euros o las reformas de su despacho y áreas anexas -2,2 millones de pesetas-. Aduciendo el carácter «secreto por motivos de seguridad» de ambos procedimientos, la Xunta da cerrojazo a que se conozcan más detalles.